Trevelin y su historia

Creación del Pueblo del Molino

El valle 16 de octubre donde nace el pueblo del molino, es descubierto por la compañía de Rifleros del Chubut el día 25 de noviembre de 1885 tras viajar por la meseta patagónica en dirección al oeste, conducidos por el Coronel Luís Jorge Fontana y guiados por John Daniel Evans, Baqueano de la expedición, estos treinta hombres debieron sortear un sinnúmero de obstáculos durante casi dos meses de viaje por el inhóspito desierto

La compañía estuvo integrada por treinta hombres jóvenes, veinte cargueros con víveres calculados para viajar tres meses, 260 caballos en buen estado para realizar la travesía, 30 fusiles rémington y 100 tiros por hombre, dos cargueros con instrumentos científicos y herramientas para la búsqueda de oro y un botiquín con sus accesorios.

Una vez finalizado el recorrido de mas de mil leguas de viaje de a caballo donde se realiza la primer descripción completa de la geografía y topónimos del territorio, el coronel fontana hace entrega al Presidente Roca un año después del primer mapa oficial del territorio recorrido incorporándose de esta forma al contexto nacional el territorio del chubut que era para entonces solo conocido por algunos intrépidos viajeros.

Una vez creada la colonia 16 de octubre en el mes de febrero del año 1888 se procede a la asignación de una legua cuadrada de tierra para cada expedicionario, y el resto para las familias que aportaron el financiamiento de la expedición.

El arribo de los colonos que se instalarán en el valle 16 de octubre se produce en el año 1889. Así se da comienzo con las primeras viviendas donde pasan la estación fría; como también se da continuidad, aquí, con los trabajo de mensura a cargo de Llpyd Ap Iwan, que un año antes habían quedado inconclusos.

La incipiente colonia va adquiriendo formas administrativas regidas por los cultos religiosos, pero además por la instalación de la primera escuela nacional más austral de la Argentina oficializada en 1895 en las orillas del río Corintos donde se había formado un caserío denominado villa repentina.

En cuanto a los aspectos productivos en la colonia, predominó la cría de ganado y las alternancias con prácticas de cultivos para la subsistencia de las familias, además algunos colonos practicaron la siembra de trigo, el que manifestaba ser un producto de excelentes características, debido al porte del grano y sanidad de los mismos. Debido a esto surgen las posibilidades de molienda, instalándose para ello rudimentarios molinos que permitían el abastecimiento de harinas en la colonia.

Incrementándose la necesidad de proveer de harinas a otros sectores adyacentes a la colonia, en 1918 se crea la sociedad en comandita liderada por John Daniel Evans. El mismo crea y construye el molino harinero más importante de todo el Oeste cordillerano, que va a satisfacer la demanda por más de cuatro décadas. En este mismo período de tiempo, tres propietarios donan parte de la legua 14 para la creación de un pueblo en las cercanías del río Percy y cercanos al Molino donde ya, producto de la actividad laboral y administrativa de la industrialización, se había creado un caserío en el cual se concentraba el ajetreo del trabajo diario.

Paralelo a la construcción del molino Andes, surge también la primera comisión de fomento que, integrada por John Daniel Evans, Matheus Jones, Dyfed Thomas, y Plenyd William, es recién oficializada en 1927.

Es aquí donde se comienza a dejar de lado la denominación de “Colonia 16 de octubre” para llamarse “Trevelin”, esto también se oficializa con dos permisos: uno otorgado a Francisco Helder en Puerto Madryn, para montar un taller de herrería en el año 1925 en “Trevelin, Colonia 16 de Octubre”; otro sello es otorgado a la compañía del molino Andes para estampar las bolsas de harina con la denominación “Molino Andes –Trevelin”. Estos datos confirman la oficialización del nombre “Trevelin”.

Su impronta cultural se configura en relación a antiguas tradiciones celtas que, una vez instaladas las familias en patagonia, continúan practicándolas hasta la actualidad. Una de ellas es la actividad religiosa, para lo cual construyeron los primeros edificios dedicados a cultos en el año 1894, en las cercanías del río corintos, utilizándolos además como centros de reuniones sociales y educativas.

El Eisteddfod es una expresión cultural distintiva que los galeses trajeron consigo desde sus raíces celtas y que, continúa hasta nuestros días, convocando a un sinnúmero de participantes de todas las edades.

Una practica gastronómica típica de muchos países europeos es la ceremonia del te muy arraigada en la cultura galesa y que, también, tiene en Trevelin sus dignos representantes en prestigiosas casas que difunden esta manifestación.

Fuente http://www.trevelin.gob.ar/

Anuncios